El cuerpo humano está dotado de cientos de miles de receptores nerviosos en prácticamente cualquier punto que señales en el cuerpo. Además de eso existen receptores nerviosos especializados en diferentes tipos de estímulos, siendo la clasificación más numerosa la que los divide en 5 tipos.

Tipos de receptores nerviosos

  • Mecanorreceptores, que son los que se activan por una deformación de la zona alrededor del receptor
  • Termoreceptores, que miden los cambios de temperatura alrededor suyo
  • Nocioceptores, que se activan cuando se produce daño en algún tejido adyacente al receptor
  • Fotorreceptores, que se activan al recibir fotones de luz visible (se encuentran principalmente en los ojos)
  • Quimiorreceptores, que se activan por la presencia de ciertas sustancias químicas y compuestos orgánicos (principalmente se encuentran en la boca y la nariz)

Todos estos receptores normalmente se encuentran combinados (en la piel disponemos de una combinación de mecanorreceptores, termorreceptores y nocioceptores) aunque es habitual también que se acumulen ciertos tipos en ciertas zonas.

Sensaciones diferentes según el receptor

El cerebro utiliza la información proporcionada por todos esos receptores para crear una imagen mental del mundo sensorial que le rodea y así entender el entorno. ¿Pero qué ocurre si estimulamos solamente una zona del cuerpo donde disponemos de un tipo concreto de receptor o si combinamos de forma inteligente y sutil la estimulación de varios receptores a la vez? ¿Y en qué zonas del cuerpo estos receptores se encuentran más presentes? Vamos a repasar las zonas del cuerpo más receptivas en el cuerpo del hombre y de la mujer.

zonas erogenas de la mujer

Zonas erógenas en el cuerpo del hombre

Centrándonos simplemente en el plano erótico, las zonas del cuerpo masculino que presentan mayor sensibilidad son:

  1. El pene. Es la zona erógena por excelencia en el cuerpo del hombre. En el glande, la parte interna del prepucio y en el frenillo (que precisamente une ambos) es donde más terminaciones nerviosas se concentran.
  2. El escroto. El escroto no dispone de una concentración de receptores dedicados a sentir, pero puede ser muy erógena por estar cerca del pene.
  3. La zona perianal. La parte que hay entre el ano y los testículos es muy receptiva a las caricias y masajes.
  4. La próstata. La próstata en sí misma no dispone de muchas terminaciones nerviosas pero las estimulación de la misma produce en gran placer y amplifica los orgamos.

Te dejamos más información sobre las zonas erógenas del hombre para que puedas disfrutar más con ellas.

Zonas erógenas en el cuerpo de la mujer

Las zonas erógenas más famosas del cuerpo de la mujer son los alrededores de la vulva, las nalgas y los pechos, aunque dependiendo del momento y del nivel de excitación cada zona será más o menos erógena. En general los puntos calientes femeninos son:

  1. La vulva
  2. Los pechos
  3. Las nalgas
  4. La parte interna de los muslos
  5. El cuello

Recuerda que en el caso de la mujer el órgano más erógeno de todos es el cerebro, te dejamos más información sobre las zonas erógenas de la mujer para que puedas tener mayor conocimiento.

Explora las diversas zonas para ver como estimulan a la persona y descubre más formas de placer como los masajes eróticos que ofrecemos en Santai.