Técnicas y consejos para dar un masaje erótico a un hombre en Santai Masajes

El masaje erotico puede ser una alternativa divertida y diferente para incrementar el deseo en el momento previo al sexo. Es un conjunto de caricias que tienen la intención de estimular y producir placer en la pareja sin contacto genital. Estos masajes refuerzan el vínculo de pareja al ser un momento íntimo y de exploración.

4 técnicas indispensables

1. Pequeño golpes: es recomendable dejar esta fase para el final del masaje ya que es el sexualmente más estimulante, esta técnica se usa en las áreas más musculosas. Se realiza con los puños cerrados. Da suaves, pero enérgicos golpes sobre la piel, alternando el anverso y reverso del puño. Ten cuidado de no exceder la intensidad de los golpes ya que es otra manera de acabar con el momento.

2. Ventosa: Da golpes suaves rápidos y ligeros para estimular y refrescar la dermis sobre el cuerpo alternando las manos, con los pulgares hacia dentro y los dedos juntos.

3. Masaje ondulatorio: Es placentero si se recibe en los hombros, palmas de las manos, pies y pechos, para hacerlo cierra las manos para formar un puño, mantén la mitad de los dedos presionando la piel, y haz pequeños movimientos circulares.

4. Amasamiento: se utiliza en zonas musculosas como caderas, muslos y nalgas. Levanta, aprieta y enrolla la piel entre el pulgar y los dedos de una mano, así como lo indica su nombre, como si se estuviera amasando deslizándola hacia la otra mano. Hazlo lento y profundo, si quieres que sea más intenso, sólo cambia la velocidad.

Algunos consejos importantes

Para mayor disfrute del masaje erótico a un hombre, debe llevarse a cabo en el ambiente adecuado; sabemos que el objetivo de esta práctica no solo es relajar a nuestra pareja sino también incrementar la libido y para esto debemos crear un ambiente sin distracciones que puedan dañar el momento, por eso es recomendable apagar o poner en silencio los teléfonos y olvidarnos del reloj por un rato.

Para crear ese ambiente especial se pueden utilizar velas aromáticas o incienso. Usa aceites vegetales, se recomienda evitar el uso de productos químicos que puedan irritar la piel o causar alergias.

Estos aceites vienen con diferentes esencias de olor como jazmín, frutos rojos, canela, almendra entre otra gran variedad. Existen aceites que producen sensación de calor o frio y si se quiere una estimulación oral, hay tipos de aceites que están hechos para lamerse

Mientras se realiza el masaje también se puede colocar música relajante, se recomienda que sea solo música suave de fondo sin voz.

Las manos deberán estar en contacto permanente y directo con el cuerpo de tu pareja esto es esencial ya que si pasas un tiempo sin tocarle lo más probable es que se rompa esa atmosfera erótica y que se enfrié el momento.

Para lograr el objetivo de los masajes eróticos es importante combinar los movimientos tanto en las zonas erógenas como en las zonas que no lo son, se debe evitar ir directamente hacia su zona genital. Comienza tocando sus manos, cabeza, cuello, pies… todo esto lentamente pero sin pausas. Hasta que poco a poco te vayas acercando más y más hacia sus zonas erógenas.

Debe existir control para no ceder al primer momento de arrebato y pasión ya que mientras más se espere mayor será el nivel de excitación y por lo tanto más intenso el final. Así que no te apresures y tomate tu tiempo.

Cada masaje es diferente no te preocupes por seguir un orden o una velocidad, a medida de que se vaya dando el masaje tu pareja te dirá con sus gestos y reacciones como continuar, combina las caricias con besos, usa tu imaginación y ¡a disfrutar!

Cuando hayas masajeado sus zonas menos sexuales podrás pasar a sus genitales. Puedes utilizar el aceite sobre su pelvis y lentamente irte acercando hacia su miembro. asegúrate de utilizar la cantidad suficiente de aceite para esta zona ya que requiere de más lubricación.

Existen diferentes formas de masajear su punto más excitante: sujeta su pene con una mano, deslizándola de arriba abajo; mientras colocas tu otra mano en la cabeza del pene, acariciándolo. En suma, de arriba abajo en el tronco y movimientos circulares en la cabeza. Otra manera de llevarle al éxtasis es realizarle  movimientos o en número par hacia arriba y hacia abajo comenzando por el 10, luego hacia arriba y nueve hacia abajo y así sucesivamente hasta llegar a uno.