1. Inicio
  2. /
  3. Beneficios Masajes
  4. /
  5. Técnicas para masaje anal

Técnicas para masaje anal

how to do anal massage

El masaje anal es una de las técnicas más placenteras y básica en los juegos anales. Gracias al mismo, se pueden mejorar las relaciones sexuales tanto de los hombres como de las mujeres. Esto se debe a las terminaciones nerviosas que se encuentran en esta zona, que permiten que al estimularla, se experimenten múltiples sensaciones distintas.

De hecho, los masajes anales tienen gran similitud con el masaje prostático, que estimulan otra zona muy erógena que la mayoría de hombres y mujeres tienden a desconocer. En el siguiente artículo te contamos todo lo que debes saber sobre el masaje anal y cuáles son las mejores técnicas para llevarlo a cabo.

¿Qué es el masaje anal?

El masaje anal se define como la estimulación que se produce en esta zona del cuerpo y sus cercanías, como son las nalgas y el periné. Las técnicas de masaje anal pueden realizarse de distintas formas, ya sea con las manos o la lengua directamente, o bien optando por usar juguetes sexuales.

tecnicas de masaje anal placentero

Claves para un buen masaje anal

Aunque existen diversos factores que contribuyen directamente en el éxito de los masajes anales, existen tres puntos que son clave:

Mantener la zona limpia

La higiene es, sin lugar a dudas, el factor más importante a tener en cuenta a la hora de realizar un masaje anal. Por ello, es de vital importancia mantener siempre la zona limpia y no irritada, para que la experiencia sea totalmente gratificante.

Preliminares

Cuando se hace un masaje anal, resulta de vital importancia tener paciencia y delicadeza. Y es que esta zona del cuerpo no provee lubricación natural, por lo que se recomienda siempre usar lubricantes y/o hidratantes que no provoquen abrasión y sean testados dermatológicamente.

Las mejores técnicas de masaje anal

La parte más importante para que un masaje anal sea totalmente placentero, es que la persona esté totalmente relajada y comunique como se siente. De hecho, esta recomendación se aplica a todos los masajes eróticos en general. En otras palabras, es necesario estar dispuesto a dejarse llevar.

Lo primero que se recomienda es empezar con un masaje más genérico para hacer que la persona se sienta cómoda y más relajada. Para ello, se recomienda empezar acariciando las nalgas de forma suave y lenta, e ir bajando lentamente hacía el ano. Es importante no realizar en ningún momento movimientos bruscos, que puedan provocar tensión.

Seguidamente, deberás aplicar el lubricante en tus dedos para empezar a estimular el ano. Cuando se obtenga el nivel deseado de lubricación, se puede pasar a masajear esa zona hasta el perineo. Algunas personas optan en este momento por hacer uso de juguetes sexuales que permiten experimentar nuevas sensaciones y explorar experiencias hasta conseguir el  placer deseado.

¿Por qué realizar un masaje anal?

Los masajes anales son una alternativa a los masajes convencionales y una buena opción para experimentar nuevas sensaciones. Una forma idónea de seguir fomentando la búsqueda de nuevas formas de placer es combinándolo con los masajes con final feliz, que no solo relajan a quien los recibe, sino que además tienen como finalidad llegar al orgasmo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Comparte el post

Horario:
De lunes a viernes: 09h a 22 h.
Sábados y Domingos: 12h a 22h.
Teléfono: 934 143 532
[email protected]

Menú