Técnicas de masajes tántricos en Barcelona

Realizar un masaje tántrico en pareja asegura una noche de intimidad plena y relajante. Los beneficios de este ritual milenario orientado principalmente a la sexualidad son muchos, por ello es importante conocer las diferentes técnicas de masaje tántrico siendo principalmente la del Lingam y Yoni (de los genitales masculinos y femeninos respectivamente).

Técnica de masaje tántrico del Yoni

Lo primero que se debe hacer es lubricar con el aceite adecuado la parte externa del Yoni (genitales femeninos) para que de esta forma se puedan utilizar los dedos para masajear los labios exteriores desde arriba hacia abajo, sin aplicar demasiada presión.

Es aconsejable mantener contacto visual con la mujer para asegurarse de que lo esté disfrutando. Colocar un cojín detrás de sus caderas asegura que ella no se pierda de nada visualmente. Al cumplir un tiempo considerable masajeando los labios exteriores, se debe pasar a los interiores y realizar el mismo movimiento por un rato.

Siendo el clítoris la parte más sensible de los genitales, es allí donde se debe tener especial esmero y tomarse el tiempo necesario para llenarla de placer. La mujer para este momento no debe llegar al orgasmo, por esta razón hay que enfocarse principalmente en relajarla mientras que se realizan distintos movimientos con el pulgar y el índice sobre el clítoris.

Llegado hasta este punto, ya lo que se debe hacer es introducir el dedo medio hacia el interior del Yoni. Con dicho dedo se debe realizar una presión leve en la parte superior del interior (lo que se conoce como punto G) Ahí se realizarán diferentes movimientos hacia los lados, arriba y abajo y en círculos.

Cuando la intensidad empiece a subir, se puede introducir también el dedo anular mientras se masajea el clítoris con el pulgar. Se aconseja utilizar la otra mano para acariciar y masajear otras zonas del cuerpo.

El objetivo del masaje tántrico no es el orgasmo, sin embargo, es posible que la mujer termine con uno muy intenso para lograr la relajación absoluta.

Técnica de masaje tántrico del Lingam

Al igual que con la mujer, al hombre también se le debe levantar la zona genital colocando un cojín por detrás de las caderas. Pero al contrario que con el masaje del Yoni, para este se debe comenzar masajeando y acariciando otras zonas del cuerpo para que el hombre pueda relajarse más fácilmente, lo que generará más placer al momento de llegar al Ligam.

Llegado el momento, se debe verter un poco de aceite sobre toda la zona del ligam, incluyendo los testículos ya que ahí es donde se comienza a masajear. Luego se pasa directamente y durante un momento a la zona donde se encuentra el hueso púbico (justo por encima del Ligam) para después volver de nuevo a la zona testicular y masajear el periné.

Con el Ligam, se debe comenzar realizando pequeñas presiones o pellizcos sobre la base e ir subiendo por el tronco cambiando entre una mano y la otra. Luego de esto hay que tomar el Ligam por la parte superior y deslizar el eje hacia abajo, se repite también con la otra mano.

Al igual que el clítoris, el glande es la parte más sensible de los genitales masculinos y por eso requiere de la misma atención. Masajear esta zona con movimientos circulares hace que el hombre se encuentre al borde del orgasmo, sin embargo, hay que tratar de mantenerlo controlado para que no lo haga por ahora.

Mientras se masajea el Lingam, también se puede buscar lo que los antiguos orientales denominaban como el “lugar sagrado” del hombre. Se trata de un pequeño orificio que se encuentra justo entre los testículos y el ano al cual se le debe ejercer presiones muy leves. Cuando el hombre se encuentre al borde el orgasmo, ejercer una presión un poco mayor en dicha zona aumentará su intensidad.

Otras técnicas de masaje tántrico

Postura inversa o de Purushayita: Es un conjunto de distintas técnicas (sobre todo del yoni) en donde la mujer se debe colocar encima del hombre.

Respiración tántrica: Fácil de aprender, es una de las técnicas más importantes ya que se aplica para todo lo relacionado con el tantra, incluido los masajes tántricos.