Masaje tántrico: cuerpo y espíritu

La confusión entre lo que es un masaje erótico y un masaje tántrico es muy común. El desconocimiento en torno a todo lo relacionado con el sexo viene sobretodo por el hecho de que la educación sexual que recibimos desde adolescentes es muy precaria y está orientada en la mayoría de ocasiones solamente a informar sobre métodos anticonceptivos y enfermedades de transmisión sexual.

No se le da la oportunidad al individuo de descubrir su cuerpo y no se educa para que la comunicación y algo muy importante de la sexualidad humana como es la parte emocional y afectiva tenga la consideración que debería. Mucha gente suele relacionar el masaje tántrico solamente con el sexo y los genitales, cuando en realidad incluye un componente afectivo, emocional y espiritual muy grande.

La divinidad de la sexualidad

El adjetivo “tántrico” proviene de “tantra”, una tradición esotérica oriental con miles de años de antigüedad y que se encuentra presente en el hinduismo, budismo y en muchos de los países que concentran más fieles de esas dos religiones, como India, Tíbet, China, Nepal o Bután.

El tantra reconoce divinidad en todo lo que rodea al ser humano, también a su sexualidad. El masaje tántrico por tanto, es una técnica de masaje que busca el equilibrio de los sentidos con el cuerpo, para llegar así a un estado superior de consciencia. De hecho, varias de las técnicas de masaje y relajación que se utilizan en un masaje tántrico vienen ya descritas en el famoso Kamasutra, hace 1.800 años atrás.

erotismo tantra

 

Conecta contigo mismo

En el masaje tántrico se busca conectar los 7 chakras (zonas de energía) mediante movimientos, masajes, presión y roces sutiles. Todo se realiza de forma muy lenta, con aceites calientes, dando mucha importancia a la respiración, que debe ser lenta, profunda y con expiraciones muy largas. Los genitales no se excluyen de la zona de masaje sino que también se acarician, aunque no se tocan para estimular sino para sentirlos como una parte más de nuestro cuerpo en su conjunto.

La intención no es el éxtasis ni el orgasmo sino el desarrollo físico y mental como un todo, conectando todas y cada una de las partes del cuerpo entre ellas. El masaje tántrico quiere que conozcas tu propio cuerpo, zonas erógenas y áreas de presión.

Conecta con la otra persona

El masaje tántrico no se realiza de un modo concreto ni siguiendo ningún manual. La persona que da el masaje se adaptará a las sensaciones de la que lo recibe y ambas personas, tanto la que recibe el masaje como la que lo practica, están completamente desnudos, para conseguir un estado de conexión total entre ambas mentes y cuerpos.

Se debe entender el masaje tántrico desde un enfoque y perspectiva oriental: la que busca activar los sentidos y las energías ocultas en el propio cuerpo sin convertirlo en una práctica sexual.

Masaje tántrico: nuevo horizonte de sensaciones

Si quieres conocer y explorar lo que tu propio cuerpo puede hacerte sentir visítanos en Santaimasajes para disfrutar de un masaje tántrico. Una práctica milenaria para reconectar todas las partes de tu cuerpo entre ellas.