En anteriores artículos repasamos las diferentes zonas erógenas de la mujer y del hombre. En el caso de los varones, una de las partes del cuerpo que más atención centra es la próstata. Pero ¿qué es exactamente la próstata y cómo se masajea correctamente?

¿Qué es la próstata?

La próstata es una glándula presente en la gran mayoría de animales mamíferos y que en el hombre está ubicada justo por debajo de la vejiga del varón. El tamaño de la próstata es como el de una nuez o castaña, es parte inseparable del aparato reproductor masculino y tiene una función clave para la reproducción, junto con los testículos y las vesículas seminales.

Funciones de la próstata

La próstata está atravesada por la uretra, el conducto que conecta la vejiga con el exterior a través del pene y que permite evacuar la orina. La función de la próstata por tanto es también la de cerrar o bloquear la uretra para evitar que salga orina durante el coito o la eyaculación. Por esa razón, si eres hombre, te cuesta tanto orinar cuando tienes una erección o acabas de eyacular: hasta que la próstata no se ha relajado no vuelve a abrir el paso de la uretra y por tanto, no puedes orinar. La próstata es el órgano encargado de la eyaculación y su funcionamiento es el siguiente:

  • Recoge los espermatozoides que se crean de forma ininterrumpida en los testículos
  • Recoge el líquido procedente de las glándulas seminales
  • Añade los siguientes elementos:
    • Antígeno (sustancia que desencadena la formación de anticuerpos)
    • Espermina
    • Zinc (propiedades antibacterianas)
    • Magnesio (propiedades coagulantes)
    • Encimas varias
  • Sus contracciones provocan la salida del de los espermatozoides, el líquido seminal y todos los elementos añadidos -el semen- mediante la eyaculación


La próstata como zona erógena

Dado que se encuentra en el interior del cuerpo de los hombres, justo por debajo de la vejiga, la mejor forma de acceder a ella es a través del ano. La función de la próstata es clave en el orgasmo, -como hemos dicho la próstata se encarga de la eyaculación con sus contracciones-, de modo que un masaje prostático puede provocar orgasmo y eyaculación sin estimular lo más mínimo los genitales masculinos.

Intensificar el placer mediante la estimulación prostática

Una correcta estimulación de la próstata junto con la estimulación de los genitales intensificará el orgasmo de un modo muy extraordinario. No obstante existen ciertas normas a seguir para que el hombre que reciba el masaje prostático pueda disfrutar plenamente de la experiencia.


Consejos para hacer un masaje prostático correctamente

La próstata se encuentra aproximadamente a unos 3-4 centímetros de la entrada del ano. Se recomienda usar guantes de látex y lubricación para estimular la próstata. El mejor método es con el dedo índice o anular, ya que se tendrá un mejor sentido del tacto que si usamos estimuladores tipo consolador.

Masajear los laterales

Debe masajearse la próstata desde los laterales, ya que la estimulación de la zona central no resulta placentera por estar ramificada con terminaciones nerviosas.

Evitar los movimientos bruscos

Un masaje prostático demasiado vigoroso es a todas luces contraproducente ya que puede provocar molestias, dolor o incluso inflamación de la misma próstata, de los músculos o de los nervios cercanos. Por esta razón se recomienda hacerlo manualmente, de forma lenta y suave, frente al uso de consoladores o estimuladores prostáticos.