Aprende las mejores posturas para un buen sexo tántrico

Poder descubrir un nuevo mundo de placer a través de una sesión de sexo tántrico tiene sus secretos, especialmente cuando se habla de las posiciones más adecuadas para alcanzar el tan preciado éxtasis, ese del que tanto nos hablan las filosofías orientales. 

Piensa que no cualquier postura es la más idónea para el sexo tántrico, ni todas las posturas sexuales tienen relación con el tantra. 

A continuación, vamos a ver cuáles son las mejores posiciones para alcanzar un estado de conciencia más alto y lograr una estrecha unión con tu pareja, mejorando ilimitadamente vuestro el placer sexual.

¿Qué es el sexo tántrico?

Antes de pasar al tema de las masaje tantrico, vamos a conocer muy resumidamente de qué se trata el sexo tántrico.

El sexo tántrico tiene su origen en las culturas orientales y su objetivo es la unión consigo mismo y con el universo, a través de la canalización de la energía sexual; para ello se vale del disfrute de cada parte del cuerpo, escuchando atentamente el ritmo del otro, deteniéndose en los preliminares y conteniendo lo máximo posible la llegada del orgasmo.

El secreto de un buen sexo tántrico es no buscar la satisfacción inmediata, sino enfocarse en el cuerpo de tu pareja con el fin de prolongar el deseo de ambos y aumentar así el mútuo nivel de satisfacción. Recuerda que en la técnica del sexo tántrico, uno de los miembros de la pareja debe permanecer en actitud pasiva, mientras que el otro acaricia su cuerpo, realizándole masajes suaves y continuos, sin llegar a tocar explícitamente sus zonas genitales.

Si tienes a mano uno de esos maravillosos sillones tantra, te ayudará enormemente en la misión de encontrar la posición perfecta, pero si no lo tienes no te preocupes, también podrás ser capaz de lograr los objetivos más recónditos de la sexualidad tántrica siguiendo estos consejos.

Las mejores posturas del sexo tántrico

Es normal que la primera vez que practiques el sexo tántrico, te surjan dudas y algún que otro miedo, y que esta falta de experiencia haga que su práctica no te resulte tan beneficiosa como debería ser. Una de las formas de iniciarte con tu pareja en este tipo de sexo, es acudir a una sesión de masajes tántricos para poneros ambos en manos de expertos en el masaje erótico y las técnicas tántricas. Con los especialistas en masajes, aprenderás cómo relajarte adecuadamente para obtener el placer deseado, que luego podréis transmitiros uno a otro.

Son muy importantes a la hora de hablar de masajes eroticos.

Cuando hayas obtenido la suficiente información y te sientas preparado, es hora de poner en práctica las siguientes posturas:

Panipash-asana

Esta es una postura en la que hombre y mujer se sientan uno frente al otro y entrelazan sus piernas de modo tal, que ella pueda tomar los pies de él y él los pies de ella, dando inicio a una lenta penetración. La postura se lleva a cabo sin soltarse, pero manteniendo en todo momento los cuerpos relajados. 

Unpapad-asana

Ambos han de estar sentados, frente a frente. Ella levanta una de sus piernas lenta y suavemente y la sostiene con una mano, mientras él inicia una suave penetración.

Padm-asana

Esta postura se realiza con el hombre sentado y las piernas cruzadas de forma tal, que la mujer pueda sentarse sobre él, rodeándole el cuerpo con las piernas. El hombre apoya las manos sobre los hombros de ella y ambos comienzan a realizar movimientos circulares al mismo tiempo que se inicia la penetración de forma delicada, y controlando cada movimiento para que no se produzca tensión muscular.

Vauidhurit-asana

Ambos miembros de la pareja se sientan y se abrazan por el cuello. Mientras no dejan de mirarse a los ojos, inician la penetración lentamente sin dejar de abrazarse en ningún momento.

Yugamapad-asana

En esta postura, el hombre se sienta con las piernas bien abiertas y la mujer se coloca sobre él. En esta posición comienza la penetración lenta y a medida que se avanza, el hombre aprieta moderadamente los muslos de la mujer con sus manos.

Markat-asana

El hombre levanta las piernas de la mujer y las coloca encima de sus brazos. Mientras que con sus manos mueve el cuerpo de la mujer hacia adelante y hacia atrás, la penetra.

Un último consejo importante: no hay que olvidarse de que uno de los objetivos del sexo tántrico es la relajación, nunca se han de forzar las posturas y cada uno ha de encontrar la que le sea más adecuada y propicia para el disfrute sexual.