A la hora de hacer un masaje erótico existen diferentes opciones de aceite que podemos usar para conseguir que nuestras manos se deslicen con la delicadeza necesaria para hacer disfrutar al receptor. Si creías que todos los aceites de masaje eran iguales en este post te vamos a mostrar que existe bastante variedad de ellos. Vamos allá.

Aceites aromáticos

Este tipo de aceites incluye olores característicos y son muy utilizados en el mundo de la aromaterapia. Si el receptor del masaje es una persona predispuesta a disfrutar con diferentes olores o sabemos que tiene especial predilección por uno en concreto podemos utilizar aceites aromatizados a la hora de realizar el masaje. Los aceites aromáticos están bastante relacionados con los aceites esenciales (que veremos a continuación) ya que muchas veces para conseguir un aroma concreto se utilizan plantas con ingredientes naturales.

Aceites esenciales

Los aceites esenciales contienen principios activos de plantas para potenciar los efectos del masaje. Por ejemplo para inducir la relajación, la excitación o trabajar mejor la musculatura. Algunos ejemplos de aceites esenciales son los elaborados con fruta,  frutos secos, cítricos o hierbas aromáticas como el romero, la menta y la lavanda. Además los aceites esenciales aportan esa sensación de estar ante un producto natural, orgánico y elaborado sin productos químicos tóxicos que tanto gusta a mucha gente.

Aceites aromáticos

Aceites neutros

Los aceites neutros son aquellos que no tienen ni aroma ni color. Un ejemplo de aceite neutro (aunque no lo sea al 100%) es el aceite hidratante de bebé que podemos encontrar en los supermercados. El pH  y la composición de estos aceites está pensado para hidratar y proteger la piel, así que son perfectos para esos masajes, cuerpos y pieles más delicados.

Aceites de frío o de calor

Los aceites de frío o de calor están pensados para aumentar las sensaciones durante un masaje. En el caso de los aceites con efecto calor estos son comúnmente usados en el mundo de la fisioterapia y el masaje terapéutico, ya que consiguen aumentar el flujo sanguíneo hacia la zona donde se aplican mejorando el efecto del masaje en el músculo. En el caso de los aceites de frío están basados también en plantas como el eucalipto y la hierbabuena, que potencian todavía más el efecto refrescante.

Aceites de frío o de calor

Aceites con sabores

Existen también los aceites con sabores, para aquellos que quieren darle a su masaje un punto explícitamente más erótico. Los aceites con sabores están fabricados con una composición que no los hace tóxicos por ingestión,  así que  tanto quién da como quien recibe el masaje podrá disfrutar también del sentido del gusto. los aceites con sabores normalmente están fabricados con una base acuosa, por lo que se secan más a menudo y deberás aplicar más cantidad de aceite que con otros tipos de productos.