Existe la idea ampliamente extendida de que los orgasmos masculinos son directos, simples y cortos. Durante el sexo los hombres simplemente tienen el orgasmo, el orgasmo se acaba en unos segundos y el sexo también. Sin embargo la verdad es que hay mucho más espacio para la exploración y el placer masculino del que a priori la gran mayoría de personas cree. En este post vamos a repasar algunas técnicas para ver cómo los hombres pueden mejorar la intensidad y la calidad de sus orgasmos.

Edging para controlar el orgasmo

El edging es un término inglés que se utiliza para definir el hecho de intentar controlar el orgasmo y que se podría traducir como bordear. Si eres un hombre puede ser que ya hayas realizado o practicado esta técnica sin querer, que se trata simplemente de llegar hasta el punto del orgasmo pero justo en el momento de tenerlo parar. Permaneciendo en un estado elevado de excitación el hombre puede aumentar la intensidad de sus orgasmos cuando finalmente sí se decide por tenerlo. En general cuanto más tiempo se prolonga y se retrasa el orgasmo más intenso será el mismo. Algunos hombres también utilizan esta técnica para practicar y mejorar su rendimiento en la cama en el caso de que sufran eyaculación precoz.

Ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel o ejercicios de suelo pélvico normalmente están diseñados para las mujeres, aunque está demostrado que los hombres también se pueden beneficiar de los mismos. Fortalecer los músculos que controlan los esfínteres pueden ayudar al hombre a controlar mejor su eyaculación, prolongar el sexo y ayudar a que los orgasmos sean algo más intensos. Además fortalecer esta zona muscular también permite tener un mayor control sobre la vejiga, algo que nunca está de más. Un ejercicio muy simple para fortalecer la musculatura de esta zona es intentar parar la micción la próxima vez que vayamos al baño.

Atrévete con la próstata

Está ampliamente demostrado que la próstata es un órgano que tiene miles de terminaciones nerviosas que pueden dar al hombre orgasmos alucinantes. Si en pleno año 2020 todavía no has experimentado con tu próstata ya va siendo hora de que esto deje de ser así.

estimulacion de la prostata

Por ello, puedes solicitar un masaje prostático que te ayude a experimentar todo el placer que ofrece la estimulación de esa zona, ya que es un tipo de masaje altamente demandado. A la hora de tener relaciones sexuales, la estimulación de esta zona puede ser extremadamente placentera si se hace de forma correcta.

Explora la zona del perineo

Si no te sientes cómodo o no quieres explorar directamente la zona anal, puedes experimentar primero con la zona perianal, que es el área que se encuentra entre el escroto y el ano. Esta zona está llena de terminaciones nerviosas y ofrece unas sensaciones muy gratificantes cuando se acaricia o se presiona durante la masturbación. Puedes combinar la estimulación de la zona perianal con la estimulación del escroto, ya que los testículos también son muy sensibles al tacto.