Desde hace ya muchos años (e incluso siglos) los culos siempre han estado de moda. Diana de las miradas de uno y otro sexo, desde hace algunos años los culos han tomado todavía más importancia, en parte gracias a algunos personajes famosos que han hecho de su trasero parte inseparable de su imagen pública (sí, estamos pensando igual que tú, en las archiconocidas Kardashian, en Jennifer López, en futbolistas como Hazard o Beckham…).

Sin embargo, en el caso de los culos de hombres, nadie habla de la pequeña glándula que vive dentro de ellos: la próstata. En Santai hemos buscado online (existe un hilo de Reddit que reúne una amplia variedad de descripciones) algunas experiencias de chicos que describen qué se siente al recibir un masaje prostático. Ello nos ha animado a escribir un post sobre las sensaciones del masaje prostático para que te animes a probarlo la próxima vez que nos visites.

Qué se siente al tener un orgasmo prostático

Con mi chica usamos un vibrador pequeño y delgado, nada fuera de lo normal. El uso de lubricante es imprescindible. Cuando mi chica introdujo el vibrador en mi, las sensaciones fueron inmediatas: realmente no te das cuenta ni te puedes imaginar la gran cantidad de terminaciones nerviosas que existen dentro de ti hasta que no manipulan directamente tu próstata. Tuve una erección de inmediato, y empecé a sentir sensaciones internas totalmente nuevas y diferentes de las típicas sensaciones al masturbar el pene del modo “clásico”. Hubo un momento en el cual hice presión contra el vibrador y entonces sentí un hormigueo dentro de mí y en todo mi cuerpo. Esto se transformó rápidamente en un orgasmo inesperado e increíble. La eyaculación fue una de las mayores que he tenido nunca, tanto en cantidad como en fuerza con la que salió.

Qué se siente al tener un orgasmo prostático

[…] mi novia me empezó a provocar acariciándome los testículos y el pene mientras estaba recostada a mi lado. Le sugerí que utilizásemos el masajeador prostático que habíamos comprado en Amazon, así que lo introdujo y siguió acariciándome. Después de unos 10-15 minutos se sentó, cojió lubricante, me lo roció en el pene comenzó a masturbarme a la vez que frotaba suavemente el masajeador prostático, de modo que se movía dentro de mí muy levemente pero de forma muy perceptible. Perdí la noción del tiempo, pudo haber sido 1 minuto, 5…. todo en lo que me concentré fue en disfrutar de esa dichosa sensación: era tan jodidamente buena!. Entonces, apareció de la nada: una enorme ola de placer chocando contra mí. Ola tras ola, se estrellaron contra mí mientras eyaculaba sin parar sobre la mano de mi chica y sobre mi vientre. Nunca he experimentado un orgasmo tan poderoso y todavía estoy en shock por lo increíblemente intenso que fue. Honestamente estaba temblando un poco después de todo lo ocurrido. Espero poder tener más orgasmos como este en el futuro.

Anímate a probar el masaje erótico para hombres más intenso que existe. Visítanos en Santai Masajes.