Una de las preocupaciones más habituales para las chicas y los chicos que van a vivir su primera vez, suele ser: ¿qué hacer para que esa importante experiencia sexual se convierta en un maravilloso recuerdo y no en una experiencia traumática?

No estamos hablando de utilizar preservativos que, por supuesto, son imprescindibles para evitar enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados; tampoco hablamos de tener a mano la píldora del día después.

Nos estamos refiriendo a las emociones que entran en juego en nuestra primera vez y a tener consciencia de la responsabilidad que la decisión de mantener relaciones sexuales trae aparejada. Es por ello que, a lo largo de este artículo, te daremos cuatro consejos básicos para que tu primera vez se convierta en una experiencia digna de ser recordada.

¿Cómo disfrutar de mi primera vez?

Ten la certeza de que es la persona adecuada

Lo más importante para disfrutar de tu primera experiencia sexual es hacerlo con la persona indicada. Pero… ¿cómo saber quién es esa persona? 

Si la amas y es tu pareja ¡mucho mejor!. Sin embargo, bastaría con que sea alguien que conozcas bien, que aprecies y que verdaderamente desees. En definitiva, la persona adecuada es aquella con la que realmente sientas ganas de hacer el amor.

Si no tienes el convencimiento de que ha llegado el momento de tener tu primera vez, no temas en decir que no. Llegar a la primera relación sexual con dudas es la mejor manera de caminar hacia el fracaso.

Detente ahora mismo y piensa: ¿es esto lo que deseo? ¿es la persona más adecuada para mí en este momento? Si tu respuesta es afirmativa: ¡adelante!, pero si aún tienes algunas dudas, no lo hagas. Habla con esa persona y plantéale tus preocupaciones para que podáis, entre ambos, aclarar todo lo que sea necesario.

Aleja las expectativas

Se suelen albergar muchas expectativas con respecto a la primera experiencia sexual. 

Aunque hayas tenido escarceos amorosos previos, el hecho de llegar a mantener una relación sexual propiamente dicha constituye un antes y un después en la vida de cualquier persona.

No esperes tener un orgasmo espectacular ni que sea una relación sexual digna de una película porno. La primera vez que hagas el amor, los nervios pueden jugar malas pasadas y la penetración, que debería ser un acto placentero, puede llegar a ser dolorosa y decepcionante para ambos sexos.

Es por ello que las expectativas deben quedar a un lado. Lo mejor que puedes hacer es entregarte a la experiencia sexual con la mente y el corazón completamente abiertos y dispuestos a aprender.

¡No olvides lo práctico!

Sabemos que el pensar en nuestra primera relación sexual puede ser algo mágicamente inquietante, pero no hemos de olvidarnos de la realidad. 

Un buen baño antes de iniciar la relación sexual es imprescindible, muy especialmente a determinadas edades en que las hormonas están a tope y con los nervios, se exacerban los malos olores. Evita que esos aromas corporales desagradables te lleven a que las primeras caricias se conviertan en una pesadilla.

La ropa interior ha de ser bonita y si es posible erótica, para que despierte la pasión entre ambos. 

No olvides llevar toallitas húmedas, pañuelos de papel, un lubricante natural a base de agua y ¡por supuesto! varios condones.

No lleves juguetes sexuales eróticos en tu primera vez. Es mejor dejarlos para más adelante, cuando el sexo sea habitual y relajado entre ambos.

Masajes tántricos

En el momento en que hayas tomado la decisión de llevar adelante tu primera relación sexual, nuestro mejor consejo es que dediquéis mucho tiempo a los preliminares y que estos incluyan el masaje tántrico.

El masaje tántrico propiciará el ambiente ideal de relajación para que os sintáis a gusto y alejéis las tensiones del momento.

Ambientad el lugar con luz tenue, velas aromáticas, aceites esenciales y música suave. Turnaos para haceros un masaje tántrico suave y lento, y aplicad en ello todo el erotismo del que seáis capaces.

Recordad que el masaje tántrico es un masaje erótico que no tiene por finalidad el orgasmo sino la comunión de la pareja. El masaje tántrico constituye un encuentro personal y en pareja, que ha de vivirse desde una perspectiva espiritual.

Y tú, ¿ya has tenido tu primera vez en el sexo? Déjanos tus consejos en los comentarios. Serán de mucho valor para quienes están aún por disfrutar de su primera experiencia sexual.