Mucho se habla de los errores sexuales de los hombres, pero…  ¿y qué hay de los errores que cometemos las mujeres durante el sexo? Sin lugar a dudas esos errores existen. 

Si sientes que no satisfaces a tu pareja tanto como te gustaría, no tienes por qué sentirte frustrada ni mucho menos perder la ilusión; verás que con un poco de práctica y de sentido común llegarás a convertirte en una experta en las artes amatorias. Y como la lectura es un buen medio para aprender, te invitamos a leer este artículo y a poner manos a la obra con tu pareja (y nunca mejor dicho).

Estos son los errores que nunca debes cometer en el sexo

Tener sexo sin desearlo

Si no tienes ganas de mantener sexo, díselo claramente. Iniciar una relación sexual sin deseo es como comer sin apetito. No te satisfará a ti, pero a él tampoco.

Creer que él siempre tiene que estar dispuesto

Aunque ellos, por diferencias hormonales, suelen tener más necesidad de sexo, es normal que de vez en cuando no les apetezca. 

No lo tomes como algo personal, no es que haya dejado de desearte. Sus motivos pueden ser muy diferentes a los que imaginas. Pregúntale directamente la razón, puedes llegar a sorprenderte.

Esperar a que la iniciativa siempre la tome él

Hay mujeres que por vergüenza o por miedo a que su pareja piense que están desesperadas, nunca inician una relación sexual. Tienes que saber que a ellos les encanta que la mujer tome la iniciativa. 

Provócalo, hazle sentir que tienes ganas de él y verás cómo la relación mejora en todos los aspectos.

Rechazar nuevas experiencias

La educación que la mayoría de nosotras hemos recibido nos hace ver cualquier práctica sexual no tradicional, como si fuese algo promiscuo. Nada más lejos de la realidad, mientras ambos miembros de la pareja estén de acuerdo, todo vale en la cama.

Probar cosas nuevas hará que la pareja disfrute y el sexo se convierta en algo apasionante.

Excitarlo y luego negarte a mantener relaciones sexuales

Además de ser una falta de respeto, no es sano ni física ni emocionalmente para tu chico que lo excites y luego te niegues a mantener sexo. Si comienzas algo, hazlo con sinceridad y con toda la intención de terminarlo.

Usar el sexo como premio o como castigo

Si usas el sexo con una finalidad y no como un fin en sí mismo, afectarás a tu relación de pareja. Disfrutar de un sexo sano, sin más objetivo que el puramente erótico y afectivo, llevará la relación por el buen camino.

Hablar de temas cotidianos mientras haces el amor

Una de las peores cosas que puedes hacerle a tu chico mientras estáis en pleno acto amoroso, es ponerte a hablar del precio del pan, por decirlo de algún modo. Dile cosas sensuales y eróticas al oído; ese momento es único e irrepetible, céntrate en él.

Compararlo con una pareja anterior

Hay un dicho popular que dice que las comparaciones son odiosas. ¡Ni se te ocurra hablarle de una pareja anterior y muchísimo menos compararlo mientras estáis manteniendo sexo!

Enfadarte porque ha eyaculado muy rápido o porque no lo ha hecho

Tu chico no es un robot al que le pulsas un botón para que eyacule cuando tú quieres o no lo haga cuando a ti te apetezca.

Si ha eyaculado muy rápidamente es porque le ha encantado el momento y si no lo ha hecho, es porque se ha podido controlar más o algo lo ha desconectado. 

También puede existir una causa orgánica. En el sexo no siempre uno más uno es igual a dos.

Fingir el orgasmo

Las mujeres fingimos el orgasmo por diversos motivos: cuando deseamos terminar más rápidamente el acto sexual, cuando no podemos alcanzarlo o cuando deseamos que nuestra pareja crea que hemos disfrutado más de lo que realmente lo hemos hecho.

No tiene ningún sentido, a largo plazo, fingir un orgasmo. Habla con él de lo que te pasa, que sepa cómo te sientes; será la llave para que alcances el clímax la próxima vez.

¿Y tú? ¿has cometido alguno de estos errores sexuales con tu chico? Cuéntanos tus experiencias ¡nos encantará conocerlas!